Bio moderna

19/02/2018

En los últimos años hemos sido testigos de un cambio social que ha tocado diferentes ámbitos y niveles.

Cuando hace treinta años comencé el colegio nadie tenía costumbre de pedir perdón y abrazar al niño con el que uno se había peleado un minuto antes. Las maestras podían leernos la cartilla y nuestros padres les daban la razón sí o sí. No se hablaba de intolerancias alimentarias y mucho menos había alimentos sin gluten, sin lactosa, o ricos en proteínas, o trescientas variedades de productos light, sin grasa, sin azúcares…etc. Tampoco había movimientos antivacuna. Las vacaciones no eran para todo el mundo, al menos no todos los años. Casi ningún padre se acercaba a recoger a su hijo al colegio, siempre eran las mamás. En fin, el listado de pequeños cambios es extenso. Algunos muy buenos y otros innecesarios.

De un tiempo a esta parte he percibido algo que quizá tan solo sea una moda pasajera, algo de nuestro tiempo efímero que pasará, como todo lo demás, dentro de unos meses. Pero no lo tengo muy claro y me lleva a plantearme la cuestión. ¿Os dais cuenta de ese pequeño espacio reservado en las redes sociales para que uno se presente? ¿O para que cada uno haga una especie de declaración vital? Bien, se sueledenominar Bio, o Biografía. ¿No habéis notado que muchas mujeres, la mayoría profesionales, se presentan como “mamá de X”? Todavía estoy por ver a un hombre, un abogado pongamos, que cuente en su Bio “Papá de X y abogado matrimonial”.

 

Paternidad.jpg

Imagen de James Coates.

Creo que ninguna persona se transforma en padre/madre en exclusiva: cada cual sigue teniendo sus propios sueños y miedos, sus ambiciones y esperanzas, sus angustias y alegrías. Privadas y personales, en pareja o familiares, laborales…etc.

Posiblemente sea tan solo una percepción personal, pero me apena lo que esa declaración tan breve deja caer: es como si en el momento en que esas mamás dan a luz a su hijo, perdiesen el resto de lo que son.

¿Lo pierden? ¿O simple y maravillosamente lo ganan?

Pero, y los hombres, ¿para ellos no cuenta?

2015 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos